2009/04/27

Elección del cubrebocas, consejos. Fabricación casera

En los últimos días, los telediarios, las páginas de los periódicos y las portadas de los medios digitales se han llenado de mascarillas que tapan bocas y narices para esquivar la gripe porcina. Pero hay quien defiende que el uso de estas máscaras es prácticamente inútil. Algunos se atreven incluso a afirmar que su uso es contraproducente puesto que hacen que quien las usa se lleve más veces las manos a la cara, un gesto peligroso que incrementa la exposición al virus. Además, su uso puede proporcionar al que la lleva puesta una sensación de protección que le haga bajar la guardia en otras precauciones.

Hay mascarillas y mascarillas: hay que distinguir entre las de tipo quirúrgico y las mascarillas de protección respiratoria autofiltrante (respiradores). Las mascarillas de tipo quirúrgico son las empleadas por médicos y enfermeros en los quirófanos para evitar la transmisión de agentes infecciosos por parte de la persona que las lleva puestas. Las mascarillas de protección de aspecto rígido y más caras (desde 3 euros), están pensadas para proteger al que las lleva y filtran partículas mucho más pequeñas, por lo que son mucho más eficaces.

Al contrario que las quirúrgicas, los respiradores están concebidos para ser eficaces "de fuera a dentro", según explica el fabricante 3M, y se clasifican en tres categorías dependiendo de la eficacia del filtro: FFP1 (78% de eficacia de filtración), FFP2 (92%) y la FFP3 (98%).

Existen datos experimentales que indican que si una mascarilla quirúrgica se utiliza con el propósito de proteger al usuario de la inhalación de partículas, el aire en el interior de la mascarilla es entre 1,5 y 3 veces más limpio que el aire exterior. Las mediciones realizadas de la misma manera pero con una mascarilla de protección demuestran que el aire interior es entre 4 y 50 veces más limpio que el aire exterior.

Según nos explican desde el servicio técnico de ergow.com, la OMS recomienda para protocolos de seguridad las FFP2 (y la FFP3 sin válvula). Pese a todo, fuentes médicas consultadas para situaciones como la que se vive actualmente con el brote de gripe porcina, animan a la población en riesgo al uso de cualquier tipo de mascarilla, también la quirúrgica que se vende en las farmacias. «Por supuesto, las mascarillas no son eficaces al cien por cien, pero logran un buen grado de aislamiento si se colocan correctamente sobre nariz y boca», explican estas fuentes hospitalarias, que se mostraron tajantes en su defensa de la mascarilla, sea del tipo que sea, como profilaxis. Además, recuerdan que es fundamental el uso de las quirúrgicas por parte de los infectados para evitar que propague el virus con su tos y estornudos.

Las mascarillas son recomendables en ciertos casos, pero nunca son una solución mágica, avisan los expertos, porque su uso debe ir acompañado de otras medidas adicionales de prevención como evitar el contacto físico, lavarse las manos con frecuencia y evitar tocarse la boca y la nariz. En ningún caso, el hecho de llevar la mascarilla debe hacer bajar la guardia en otro tipo de precauciones.

En conclusión, ninguna mascarilla será suficiente para eliminar por completo el riesgo de una pandemia, pero si se usa y manipula correctamente y se desecha de forma responsable, reducirá la exposición ambiental a los microorganismos. Y sí, hay algunas más eficaces que otras.


Fabricación de un cubrebocas casero:

1) Material:
- Medio metro de pellón de grosor medio (F800, A500 o #87), suficiente para elaborar unas 25 - piezas para niño o 20 para adultos
- Resorte tubular o plano, muy delgado: 60 cm por cada cubrebocas
- Hilo
- Aguja
- Tijeras
- Regla
- Lápiz


2) Elaboración:
Aprovechando al máximo la tela, trace rectángulos de los siguientes tamaños, según sea el caso, y córtelos:
- Para adulto: 20 cm x 15 cm
- Para niño: 18 cm x 12 cm

Corte también tramos de resorte, con las siguientes dimensiones, según sea el caso. Queme los extremos un poco para evitar que se deshilache:
- Para adulto: 60 a 70 cm
- Para niño: 50 a 60 cm

Tome un trozo de tela, haga un doblez de hasta un centímetro en cada lado (en los lados más cortos) y cósalo, como se indica en la ilustración:

Finalmente coloque el resorte y anúdelo.

No olvide elaborarlos con higiene, limpiando las superficies y lavando previamente sus manos.
No seleccione el pellón grueso, es más rígido y difícil de manipular, además dificulta la respiración.
Use de uno a tres cubrebocas por día, dependiendo de qué tanto se desgasten por la humedad de la respiración y estornudos o tos.


IMPORTANTE: Una vez usados, la forma correcta de desecharlos es en una bolsa de plástico y no en la basura directamente.


Tal vez este buscando:
Artículo extendido en PDF
Como fabricar gel antibacterial casero
En que consiste la Gripe Porcina...
Pandemia en México...
La Organización Mundial de la Salud avisó en 2005 del riesgo de pandemia de Gripe en un futuro cercano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada