2008/06/07

Monsieur Pierre Plantard, último Maestro del Priorato de Sion

Monsieur Pierre Plantard (que desde 1975 se hizo llamar Pierre Plantard de Saint-Clair) fue todo un personaje (bastante impresentable, pero, reconozcámoslo, original como pocos). Parafraseando el título de un conocido cuento (en el que se basó una buenísima película) de Kipling, Pierre Plantard fue el hombre que quiso ser rey y no de un remoto e inexistente país asiático (que se parece mucho a Afganistán) sino de la mismísima Francia.


Los historiadores, tras haber analizado todo lo relacionado al Priorato de Sión, indican que la antigüedad y los escritos sobre éste son falsos, y han llegado a la siguiente conclusión sobre la historia del Priorato de Sion:

Los manuscritos presentados por Pierre Plantard indicando que provenían del padre Bérenger Saunière quien los habría descubierto mientras reparaba su iglesia, fueron fabricados por su amigo Philippe de Cherisey. Así, estos documentos falsificados pretendían mostrar la supervivencia de la dinastía merovingia de los reyes francos, y de este modo atribuir un linaje real a Pierre Plantard.

Plantard manipuló las actividades de Saunière en Rennes para "demostrar" sus reclamaciones relacionadas con el Priorato de Sión. De este modo se calcula que entre 1961 y 1984 Plantard habría inventado el linaje legendario del Priorato de Sión, supuestamente surgido de los restos de la Orden de Sión. Igualmente otra razón para señalar como falsa la antigüedad del Priorato de Sión, es que, si presentara esa antigüedad y con ello obtener un gran poder, no habría tenido la necesidad de fundar su orden el 20 de julio de 1956, en el Boletín Oficial de la República Francesa.

Para mantener su engaño, en 1989, Pierre Plantard intentó decir que el Priorato de Sión en realidad había sido fundado en 1681 en Rennes-le-Château; pero en esta ocasión no pudo conservar su reputación y sus proyectos.

Posteriormente en septiembre de 1993, argumentó que Roger-Patrice Pelat había sido una vez el Gran Maestre del Priorato de Sión. Pelat era un amigo del entonces presidente de Francia François Mitterrand y fue centro de un escándalo que implicó al primer ministro francés Pierre Bérégovoy.

Un tribunal francés ordenó registrar la casa de Plantard, requisando muchos documentos, incluyendo una proclamación de Plantard como rey legítimo de Francia. Conforme al juramento, Plantard admitió que había ideado todo, incluyendo la participación de Pelat en el Priorato de Sion. Ordenó a Plantard desistir en todas las actividades relacionadas con la promoción del Priorato de Sión viviendo en el anonimato hasta su muerte el 3 de febrero de 2000, en París.

Autores franceses como Franck Marie (1978), Jean-Luc Chaumeil (1979, 1984, 1992) y Pierre Jarnac (1985, 1988) nunca han tomado a Pierre Plantard y al Priorato de Sión en serio. Concluyeron que todo era un fraude, y para ello los historiadores perfilaron detalladamente sus argumentos y dieron múltiples pruebas que los investigadores de novelas basadas en el Santo Grial que hicieron mundialmente conocido al Priorato de Sión, no habían contado la verdad, y que habían omitido datos conocidos. Con ello, argumentan que las pruebas de éstos últimos no podían mantener la versión mítica de la historia del Priorato de Sión.


Según el artículo I.c del original de 1956 de los Estatutos del Priorato de Sión, la asociación adoptó ese nombre de una montaña cercana a la ciudad francesa de Annemasse, llamada Sion. El objetivo de esta logia iniciática era establecer un movimiento vanguardista dedicado a la restauración de la nobleza y la monarquía en Francia, mediante los derechos de realeza de Pierre Plantard.

Los partidarios más cercanos a la idea de la existencia real del Priorato de Sión, se basan en los siguientes argumentos:

  • Hay una lista de Grandes Maestres ilustres (ver más adelante). Ello indicaría que la Orden de Sión tendría una larga historia que comenzaría con la creación de los Caballeros Templarios y sus frentes militar y financiero.
  • Se dice que tuvo un importante papel en la promoción del mito del "río oculto de esoterismo", el Alph, en la Europa medieval.
  • Se jura reinstaurar la dinastía Merovingia, que gobernó el reino Franco de 447 a 751 d.C., en los tronos de Europa y Jerusalén.
  • La Orden protegería a esta dinastía real, porque según su doctrina, la dinastía Merovingia son los descendientes directos de Jesús y su esposa María Magdalena.


Et in Arcadia ego se describe como la supuesta divisa oficial tanto de la familia Plantard como del Priorato de Sión, según se dijo en 1994. Es una frase en latín, la cual aparece inscrita en una tumba dibujada en un cuadro de 1840, Los Pastores de la Arcadia, del pintor francés Nicolas Poussin. Esto literalmente significa 'y yo en Arcadia', siendo Arcadia un idílico lugar imaginario donde reina la paz y la alegría.

Sin embargo, según esta leyenda, existe un borrón añadido (que no estaba en el cuadro original de Poussin), sugiere que falta una palabra. Aunque no sea necesario en gramática latina, se ha sugerido la terminación sum para significar: 'Y estoy en la Arcadia'. Además, se ha especulado con que la frase completa Et in Arcadia ego sum es un anagrama de Arcam dei tango Iesu, que significa "He tocado la tumba de Jesús". Esto implicaría que la tumba contendría el osario de Jesús de Nazaret. Independientemente de esta impresionante teoría, todo esto no es parte de la historia de la pintura de Poussin, que está bien documentada.


Los Grandes Maestres del clandestino Priorato de Sión han sido conocidos tradicionalmente como «Nautonniers» o «Navegantes». El primer Navegante oficial del Priorato de Sión fue Jean de Guisors, que estuvo presente en la Tala del Olmo de Guisors y que sirvió desde 1188 hasta su muerte en 1220, bajo el título de Juan II. Los primeros Navegantes del Priorato de Sión parecen haber transmitido su liderazgo por medio de una linea consanguínea familiar, pero más tarde este puesto fue ocupado por algunos de los más influyentes artistas, científicos y mentes creativas de la historia de Europa, como se reveló en la lista fechada en 1956 contenida en los Dossiers Secrets y copiada en toda su extensión bajo la entrada de este libro titulada Grandes Maestres del Priorato de Sión. Muchas personas distinguidas ocuparon este puesto:

  • Jean de Gisors (1188-1220)
  • Marie de Saint-Clair (1220-1266)
  • Guillaume de Gisors (1266-1307)
  • Edouard de Bar (1307-1336)
  • Jeanne de Bar (1336-1351)
  • Jean de Saint-Clair (1351-1366)
  • Blanche d'Évreux (1366-1398)
  • Nicolas Flamel (1398-1418)
  • René d'Anjou (1418-1480)
  • Yolande de Bar (1480-1483)
  • Sandro Botticelli (1483-1510)
  • Leonardo da Vinci (1510-1519)
  • Charles de Bourbon (1519-1527)
  • Ferrante Gonzaga (1527-1575)
  • Ludovico Gonzaga (1575-1595)
  • Robert Fludd (1595-1637)
  • Johann Valentin Andreae (1637-1654)
  • Robert Boyle (1654-1691)
  • Isaac Newton (1691-1727)
  • Charles Radclyffe (1727-1746)
  • Charles Alenxadre de Lorraine (1746-1780)
  • Maxilian Franz von Habsburg-Lothringen (1780-1801)
  • Félix María Calleja (1801-1818)
  • Víctor Hugo (1818-1885)
  • Claude Debussy (1885-1918)
  • Jean Cocteau (1918-1963)
  • Pierre Plantard (1963-2000)


Dado que Plantard es quien creó esta lista con la falsificación de los documentos que dieron origen a la Leyenda del Priorato de Sión, a su muerte se cerró la lista de Grandes Maestres del Mismo.


Los objetivos últimos del Priorato de Sion serían:

  • la fundación de un "Santo Imperio Europeo" que se convertiría en la siguiente superpotencia y el promotor de un nuevo orden mundial de paz y prosperidad;
  • la suplantación de la Iglesia Católica Romana por una religión estatal ecuménica y mesiánica, gracias a la revelación del Santo Grial y el Testamento de Judas, que demostraría las causas de los seguidores de Juan el Bautista y sacaría a la luz pública a los descendientes de Jesús y María Magdalena;
  • la reinstauración del Rey ungido del Gran Israel (el descendiente del Rey David).


Dentro de estos objetivos últimos del Priorato de Sion, se indica que está presente una interpretación de un texto antisemita y que se considera fraudulento, debido a que tuvo su principal puesta en conocimiento en la Alemania nazi, durante la Segunda Guerra Mundial. Este texto, conocido como los Protocolos de los Sabios de Sión es la que sus partidarios consideran de todos modos como una de las pruebas más persuasivas para demostrar la existencia y las actividades del Priorato de Sión. Este manuscrito, supuestamente sería un compendio de registros de las sesiones secretas mantenidos por los grandes sabios de la nación judía, exponiendo en ellos sus supuestos planes para la dominación del mundo por los judíos.

Debido a ello, cabe mencionar igualmente que algunos grupos, tales como los seguidores de la doctrina cristiana del Movimiento de los Santos de los Últimos Días, aceptando estas hipótesis como hechos, vieron el Priorato de Sión como un cumplimiento profético del Libro de la Revelación y la supuesta prueba de una hipotética conspiración anticristiana de dimensiones universales.

  • Los Protocolos de los sabios de Sión (en ruso: "Протоколы сионских мудрецов", o "Сионские протоколы") es un panfleto antisemita publicado por primera vez en 1903, en la Rusia zarista, cuyo objetivo era justificar ideológicamente los pogromos que sufrían los judíos. El texto sería la transcripción de unas supuestas reuniones de los "sabios de Sion", en la que estos sabios detallan los planes de una conspiración judía, la cual buscaría el control de la masonería y los movimientos comunistas, extendida por todas las naciones de la Tierra, y tendría como fin último el hacerse con el poder mundial.

Se le considera como uno de los fraudes literarios más notorios de la historia (como los Diarios de Hitler), y está incluido dentro de los fraudes históricos importantes (como el descubrimiento del Hombre de Piltdown).



Monsieur Pierre Plantard, antimasón y antijudío, creía en la regeneración de su país mediante una vuelta a sus orígenes (como verán, los musulmanes no son los únicos que deben padecer a los integristas) que, para él, se concretaban en la antigüedad, en los galos y en la Caballería medieval (el que la Caballería no fuera nunca lo que el Sr. Plantard imaginó, no tuvo para él mayor importancia). A lograr ese objetivo dedicó toda su vida. Como otros muchos soñadores, al final vio cómo sus sueños se convertían en una pesadilla ("El enigma sagrado") de la que renegó. Tal vez la antigüedad clásica (o quizás Dante) hubiera sabido apreciar una suerte de justicia poética en que un notorio antisemita terminara convirtiéndose (a los ojos de mucha gente) en descendiente directo de los judíos Jesús de Nazareth (alias Jesucristo) y María de Magdala (alias la Magdalena). El camino que condujo a esa paradoja está, ya lo aviso, lleno de mentiras por todas partes comenzando ¿como no? por las del propio Pierre Plantard. Para intentar encontrar un hilo de Ariadna que nos guíe por ese dédalo de falsedades nos remitirimos a los documentos existentes (que pueden encontrar reproducidos aquí en francés aunque la página en sí esté en inglés).

Ya que las andanzas de Mr. Plantard anteriores a la aparición del Priorato de Sión no nos interesan demasiado (aunque pueden encontrarlas documentadas en la página anteriormente citada) comencemos por el principio, el Priorato de Sión (supuesto círculo secreto de la Orden Templaria) fue constituido en realidad en 1956 (la petición de inscripción como asociación pueden encontrarla Vds. aquí y aquí). El nombre deriva de uno de los objetivos de la asociación según figura en los Estatutos (que pueden encontrar aquí). Textualmente dicen: "A l´aide de ses membres elle réalisera au lieu dit: Montagne de Sion (Hte-Savoie) un PRIEURE, qui servira de centre d´etudes, de meditation, de repos et de prières." (Con la ayuda de sus miembros, ella [la asociación) realizará en el lugar llamado: Montaña de Sión (Alta Saboya) un PRIORATO que servirá de centro de estudios, de meditación, de descanso y de oración).

Como habrán podido leer en la solicitud de inscripción del Priorato de Sión, su presidente era André Bonhomme. En 1973 dimitió como tal (la carta la tienen aquí y posteriormente declararía que la idea original del Priorato no tenía nada que ver con lo que Plantard estaba haciendo. Sus declaraciones pueden encontrarlas aquí

Antes de eso, el Priorato languidecía como ya hicieron las demás asociaciones en las que Mr. Plantard había tenido participación. En 1960 leyó un artículo en Les cahiers de l´Historie en el que se aseguraba que Dagoberto II había sido el último rey legítimo de los Merovingios. A partir de ahí, concibe la idea de presentarse como heredero de Dagoberto II. Para ello comienza a fabricar falsas genealogías (un interesante artículo sobre el tema pueden encontrarlo aquí de la mano de Paul Smith y en inglés, claro). Como estos trabajos no logran la menor repercusión, Mr. Plantard decide recurrir a instancias superiores, a nuestro viejo conocido Gérard de Séde. En 1979, Plantard confesará parte de la verdad: "Car si tous les lecteurs savent que ce livre est la réédition de "L´OR DE RENNES" publié pour la premiére fois en Novembre 1967 aux Edition RENE JUILLARD, presque tous ignorent que l´écrivain GERARD de SEDE fut la prête nom de mes oeuvres." (Porque si todos los lectores saben que ese libro es la reedición de "EL ORO DE RENNES" publicado por promera vez en noviembre de 1967 por Ediciones RENE JUILLARD, casi todos ignoran que el escritor GERARD de SEDE fue el testaferro de mis obras.) "Le 17 Juillet 1965, le manuscrit de L´OR DE RENNES étant achevé, suivant mon accord antérieur avec les Editions JUILLARD, j´en informais Mr. Pierre SAVET, Directeur d´éditions. C´est Melle Janine MUSY qui me fit réponse. Notre rencontre eut lieu le Lundi 26 Juillet 1965, et après lecture, la publication fut décidée." (El 17 de julio de 1965, el manuscrito de EL ORO DE RENNES estaba terminado, siguiendo mi acuerdo previo con las Ediciones JUILLARD, informé de ello al Sr. Pierre SAVET, Director editorial. La Srta. Janine MUSY me contestó. Nuestro encuentro tuvo lugar el lunes 26 de julio de 1965 y, después de la lectura, se decidió la publicación.) "Ne desirant pas voir "mon nom" figurer comme "auteur" de cet ouvrage, j´ai contacté Gérard de SEDE en Décembre 1965. Celui-ci ignorait totalement l´existence de RENNES-LE-CHATEAU, mais il était mon co-auteur du livre "LES TEMPLIERS SONT PARMIS NOUS" et j´avais pour lui la sincère amitié du maitre a son meilleur compagnon. Par acte du 31 Janvier 1966 enregistré nº H 27276, Gérard de SEDE, contre 35% de mes droits d´auteur, cedait SON NOM pour "L´OR DE RENNES". (No deseando ver figurar "mi nombre" como autor de esta obra, contacté con Gérard de SEDE en diciembre de 1965. Éste ignoraba totalmente la existencia de RENNES-LE-CHATEAU, pero era mi co-autor del libro "LOS TEMPLARIOS ESTÄN ENTRE NOSOTROS" y yo tenía con él la amistad sincera del maestro a su mejor oficial. Por escritura de 31 de enero de 1966 registrada con nº H 27276, Gérard de SEDE, a cambio del 35% de mis derechos de autor, cedía SU NOMBRE para "EL ORO DE RENNES".) "...nous pensions publier L´OR DE RENNES sous le nom de Philippe de CHERISEY..." (...pensamos publicar EL ORO DE RENNES bajo el nombre de Philippe de CHERISEY...) "Lors de ma réception des volumes envoyés par les Editions JULLIARD le 10 Novembre 1967, grande fut ma stupéfaction de lire aux pages 132 à 137 un commentaire où il est question de Mr. DEBANT et du Colonel ARNAUD et agrémenté de la reproduction de "faux parchemins" ainsi que du trucquage de certaines de mes photos. L´enquête révéla que Gérard de SEDE avait profité de son travail de correction des épreuves pour introduire dans l´ouvrage des éléments de sa pure fantaisie." (Entonces a la recepción de los volúmenes enviados por Ediciones JULLIARD el 10 de noviembre de 1967, fue grande mi estupefacción al leer en las páginas 132 a 137 [137 a 144 en la edición española de la colección Otros Mundos de Plaza & Janés) un comentario en el que se trata del Sr. DEBANT y del Coronel ARNAUD y adornado con la reproducción de los "falsos pergaminos" así como el trucado de alguna de mis fotos. La investigación revela que Gérard de SEDE se había aprovechado de su trabajo de corrector de pruebas para introducir en la obra elementos [producto] de su pura fantasía.)

Es parte de la verdad, pero no toda. Por de pronto contrasta la detallada información que suministra de su autoría de "El oro de Rennes" con la información de pasada de que también fue co-autor de "Los Templarios están entre nosotros". Francamente, esto no me parece creíble. Más parece que él, la editorial o ambos recurrieron no a un amigo sino a una firma que ya era conocida dentro del campo del esoterismo y más si había un tesoro oculto por el medio. La afirmación de que él no sabía nada de los falsos pergaminos y que eran fruto de la pura fantasía de Gérard de Séde tampoco es cierta. En una carta del abogado Boccon-Gibod dirigida a Philippe de Chérisey (la persona que Plantard proponía como testaferro de "El oro de Rennes" si no llegaba a un acuerdo económico con de Séde) que pueden escontrar reproducida aquí se lee: "...et j´écris aussitôt à la Maison JULLIARD ainsi qu´à Monsieur de SEDE, pour protester contre l´utilisation sans autorisation, des deux parchemins de votre fabrication et deposés à mon étude, ceci dans l´ouvrage: L´OR DE RENNES." (...y yo escribo en seguida a la Casa [Editorial] JULLIARD y también al Señor de SEDE, para protestar contra la utilización sin autorización, de los dos pergaminos de vuestra fabricación y depositados en mi despacho, en la obra: EL ORO DE RENNES.) La fecha de la nota es de octubre de 1967, antes de que se comercializara el libro. Queda en el aire una pregunta ¿sabía Plantard que Chérisey era el autor de la falsificación de los pergaminos? Parece difícil que fuera de otra forma cuando eran íntimos amigos. Una reveladora carta de de Chérisey a Plantard pueden encontrarla aquí. Si necesitan una prueba más concluyente, esta otra carta de Philippe de Chérisey dirigida a Pierre Plantard y en la que dice: "Il prétend maintenant que son nom est cité comme propietaire du tresor de Rennes dans un des parchemins (celui de ma fabrication)..." (Ahora pretende que su nombre está citado como propietario del tesoro de Rennes en uno de los pergaminos (el de mi fabricación)..."

Si necesitan más pruebas de que los célebres pergaminos de Rennes-le-Château que son piedra angular de la obra de Gérard de Séde (y de Plantard y de Philippe de Chérisey) son una falsedad por obra nuevamente de Paul Smith pueden encontrar aquí las 19 razones por las que los pergaminos son obra de de Chérisey.

Tenemos una asociación fundada en 1956, un hombre que pretende ser el legítimo descendiente del último de los legítimos monarcas merovingios, un amigo que se dedica a falsificar pergaminos (y ambos con amigos comunes -el más conocido Paul Le Cour- en los círculos esoteristas galos) y un escritor con una cara de cemento armado. ¿Podía liarse aún más la madeja? Podía. Bastó para ello que Baigent, Leigh y Lincoln escribieran "El enigma sagrado".

Fuente: Clio Blogia

No hay comentarios:

Publicar un comentario